sábado, 2 de junio de 2012

Escaner de contraste.

Dentro de las pruebas complementarias del tratamiento de quimioterapia, y llegando a la mitad del tratamiento, llega la hora de que me hagan un escaner de contraste, una prueba muy sencilla, que no presenta muchas complicaciones, y al hematólogo le servirá para ver como he avanzado y si tiene que hacer cambios en la medicación tanto en la de los goteros, como en la que tendré que tomarme en casa.

Siempre te avisan por teléfono de un día para otro, debes de ir en ayunas, y si te la tienen que hacer por la tarde, como ha sido mi caso, te dicen que deben pasar unas 4 horas sin que comas nada.

Hay que quitarse los objetos metálicos que lleves encima, de cintura para arriba quitarte la ropa, te pones una bata, de las que te tapan por delante y se anudan por detrás. No es necesario descalzarse, ni quitarse los pantalones, con que se queden bajados hasta las rodillas, suficiente.
Lo primero que te preguntan si eres alérgico algún medicamento, en concreto al yodo, que es uno de los medicamentos que lleva el "contraste". Al hacer la prueba por la tarde te preguntan a qué hora has ingerido el último alimento, cuánto pesas, y te ponen una hoja en la que te explican en que consiste la prueba y en la que das autorización a que te pongan el contraste, con una firma.

Después te tumban boca arriba en la camilla, y te ponen una vía en uno de los brazos, para ponerte el contraste, es un líquido compuesto de yodo en su mayor parte, y que se usa para visualizar mejor el órgano que desea estudiar. Durante la realización de la prueba, te avisan que puedes notar calor en la garganta y en los genitales.
Te piden que las piernas estén juntas y los brazos pegados al cuerpo. Antes de iniciar la prueba, te explican que debes coger aire, aguantar la respiración, y expulsarlo cuando ellos te digan, que sigas las instrucciones. Cuando te han echo la primera prueba, entra de nuevo el enfermero, te explica que pongas los brazos estirados, no hay problema que no se suelta la vía. Habrá que volver a coger aire, y soltarlo cuando te lo digan. Una vez concluida la prueba, vuelve a entrar el enfermero, te explican como debes incorporarte, y que ya te puedes ir, que la prueba ya se ha concluido. Así que vuelvo al cuarto donde te cambias, para volverme a vestir, dejando en un cubo a la salida la bata utilizada para la prueba. Los resultados, habrá que esperar a que los vea el hematólogo. 

2 comentarios:

Ajovin Puente Mateo dijo...

Muy bien explicado, para los pacientes que nunca hayan tenido que someterse a esa prueba. Interesante

Anónimo dijo...

muy bien explicado,tal y como es ...apesar q es un examen simple no deja de ser importante ,mientras mi hijo estaba en este yo solo rese para q todo saliera bien....